La doctora que no abandonará la zona de guerra

“Soy anestesista y podría haber conseguido un buen puesto en Francia donde viven mis dos hermanos, pero tengo que quedarme porque es en Siria que puedo aportar una diferencia”, cuenta Maissam Hamoui, siria de 34 años. Maissam vive con su madre y su hermana en una de las ciudades del país más devastadas por la guerra que es parte de la vida cotidiana de la familia desde hace más de cuatro años.

Lene Vendelbo, Cruz Roja Danesa

Alepo es una de las ciudades donde el año pasado la Media Luna Roja Árabe Siria ayudó a más de 1.000.000 de personas. En asociación con las Sociedades de la Cruz Roja de Alemania, Dinamarca y Noruega, y la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, y con apoyo de la Unión Europea, la Sociedad Nacional distribuyó, entre otros, 32.705 colchones 100.695 mantas y 32.675 colchonetas a personas desplazadas internas y familias de acogida. Además, apoyó a 15 clínicas, una de las cuales se encuentra en la ciudad natal de Maissam.

Siendo anestesista y voluntaria de la Media Luna Roja, la doctora Hamoui vive las experiencias de la tragedia humana que causa a diario el conflicto armado. “La peor experiencia que tuve fue cuando una bebita resultó herida en un bombardeo; tenía apenas un mes y era así de chiquita”, cuenta mostrando su tamaño con las manos. “Estaba realmente muy mal; mientras la preparaba para la operación, sabía que tal vez le quedaban minutos de vida, pero a pesar de mi impresión, ella luchaba. Era obvio que no ganaría esa batalla. Pero pensar en ella me da fuerzas, si ella podía luchar, yo también.”

Cuando se quita la bata de médico, Maissam se pone el uniforme de voluntaria de la Media Luna Roja y dirige el equipo de agua y saneamiento. Dado que la primavera pasada el agua escaseó, estuvo muy ocupada. Parte de su labor consiste en promover la higiene, tarea en la que cuenta con el apoyo de un gran proyecto de la Unión Europea. Los fondos asignados en los 12 últimos meses permitieron que el equipo distribuyera 68.523 paquetes para bebés, 47.365 paquetes de higiene y 11.964 paquetes para personas con necesidades especiales. En el marco de esa labor se llegó a más de 317.000 personas de Alepo y otras de las zonas más afectadas.

Maissam Hamoui es una apasionada de su ciudad. Sabe que su fortaleza de espíritu ante la adversidad puede sorprender fuera de Siria, pero dice estar agradecida por la buena labor que puede llevar a cabo allí. “Antes de la guerra, pensaba ser delegada de la Media Luna Roja en África, pero ahora es en Siria donde la gente necesita mi ayuda. Tengo que quedarme en Alepo,” afirma.

Also available in: Inglés, Francés

[an error occurred while processing the directive]

La doctora que no abandonará la zona de guerrae