Personal y voluntarios de la Cruz Roja asisten a migrantes a su llegada a Europa

Miles de personas hacen la peligrosa travesía desde las costas meridionales del Mediterráneo a Europa, lo que marca la mayor crisis de migración que afecta el sur de Europa en décadas. Quienes logran llegar a Italia, con toda probabilidad recibirán las primera palabras de consuelo del personal y los voluntarios locales.

Damien Naylor, FICR en Sicilia

La Cruz Roja Italiana envió a la ciudad portuaria de Catania un equipo de 21 voluntarios y miembros del personal con un hospital de campaña que completan centros de tratamiento, aislamiento y distribución. La mañana del primer día de operación de dicho equipo, llegaron 220 migrantes. Oficiales e inspectores de la salud italianos subieron al barco en el que venían, poco después desembarcó un grupo de mujeres y el equipo evaluó su estado de salud. También atendió de inmediato necesidades tales como agua, alimentos y zapatos, mientras los pasajeros esperaban para pasar la visita médica.

En tres horas, los pasajeros fueron examinados y acompañados al campamento de Mineo situada a una hora del Puerto; previsto para alojar a 2.000 personas, actualmente viven allí 4.000.

Mientras los líderes del mundo discuten el mejor el mejor curso de acción, el personal y los voluntarios locales están en el terreno prestando primeros auxilios, atención de salud de emergencia, apoyo emocional y psicosocial, distribuyendo alimentos y otros artículos de primera necesidad y contribuyendo al restablecimiento del contacto entre familiares en el marco del programa de la Cruz Roja en la materia.

Andrea Pettini, jefe de búsqueda y restablecimiento del contacto entre familiares de la Cruz Roja Italiana, considera que la operación de ese día fue de tamaño medio. “Algunos días veremos llegar más de 600 personas, muchas en condiciones precarias y a toda hora del día y de la noche”,  comenta.

Simona Migliore, supervisora del componente de salud de la operación, indica que las llegadas diarias son estresantes tanto para quienes cruzaron el mar como para los voluntarios. “Para nosotros es importante mostrar nuestro apoyo y empatía con los migrantes que vienen a Europa. Han pasado por mucho y a menudo están traumatizados por sus experiencias”, señala.

Las Sociedades Nacionales se aseguran que sus voluntarios estén adecuadamente preparados para realizar su labor, ofreciéndoles capacitación y equipos, así como apoyo psicosocial cuando es preciso. Eso garantiza que los migrantes vulnerables no solo encuentren buena voluntad humanitaria, sino también competencia técnica para  prestarles la atención y asistencia específica que necesitan.

Also available in: Inglés, Francés

[an error occurred while processing the directive]

Personal y voluntarios de la Cruz Roja asisten a migrantes a su llegada a Europa